24/1/15

Días rojos

Entrando a Los Ángeles bajo una preciosa puesta de sol.

Todos nos hemos encontrado alguna vez con encrucijadas que marcan el destino de nuestra historia. Enero ha sido un mes lleno de ese tipo de momentos. A pesar de no permitirme caer en la ola de frustración que a veces nos arrastra, he caído y me he dejado llevar por ella. Quizás han sido las circunstancias personales o puede que el problema hayan sido las hormonas, que siempre se alteran con las lunas del primer mes del año. El caso es que he sufrido una pequeña crisis de identidad (sí, otra vez) y he necesitado poner remedio a ella con algunas medicinas para el alma que ayudan a cualquiera.

Para que la lucha sea positiva, he decidido llevar a cabo una serie de tareas, que son las de siempre, pero enfocando mucho más la atención en ellas. Las comparto para que, si alguno tiene un día rojo y no recuerda cómo eliminarlo, siga esta mini guía de felicidad. También podéis optar por comprar un croissant e ir a Tiffany a ver salir diamantes por la puerta, pero creo que funciona un poco peor.




- He creado mi propio club de lectura en el que (por ahora) sólo soy yo miembro. He decidido hacer un "12 meses, 12 libros" para tener un buen reto por delante en este 2015. Los libros que lea dentro del club, tienen que cumplir una serie de condiciones. Por ejemplo, que sean ya considerados clásicos imprescindibles. Supongo que también soy yo la que decide esa característica, pero para eso es mi club.

- Vuelvo a mover el culo. Después de una Navidad bastante sedentaria, he decidido volver a ejercitar el cuerpo. Dicen "Mens sana in corpore sano", y yo a estos griegos clásicos les hago mucho caso. No, en serio, nada mejor que eliminar las malas vibraciones que unas horas de ejercicio semanal. A mí me dejan suave y eliminan algunos de los fantasmas.

- Mucho más reto que las dos anteriores: Quiero permanecer fuera de mi zona de confort. No sé cómo lo haré, supongo que tomando decisiones que reflejen lo que espero, no lo que temo. Hay que tener miedo. Yo lo odio, lo paso mal, es el elemento fundamental en mis crisis. Pero es primordial para comenzar a brillar.

- Voy a utilizar la comida como un alimento para la mente, no para el cuerpo. Después de llevar meses con una vida bastante sana y estable me he dado cuenta de lo importante que es lo que elegimos para alimentarnos. Cuando no me alimento a conciencia noto mis niveles de energía caer, la piel en peores condiciones y la ira a flor de piel.

- Pasar tiempo con los amigos y la gente que aporta. Muchas veces (demasiadas) me encuentro con un mundo demasiado ocupado en el que nadie puede hacer nunca nada. Estudios, trabajos, proyectos,... Está muy bien, las prioridades son las prioridades, pero debéis relajar un poco el ritmo. Me encanta la frase de Jack Kerouac en la que dice "Al final, nadie recordará las horas que pasó trabajando en la oficina o cortando el césped. Escala esa puta montaña". Es mi mantra. Escalad montañas reales o hacedlo de forma metafórica, pero no dejéis que la vida os coma. Si no, os secuestraré para tomar esas cañas.

- De un tiempo a esta parte me he notado mucho más torpe, con la memoria fallando. Estoy segura que se trata de las horas y horas que paso mirando pantalla tras pantalla. He tomado una decisión, y el wifi de mi móvil permanece apagado en cuanto decido irme a la cama a leer. Además, también dejo el teléfono lejos mucho más tiempo que antes. ¡Jodido whatsapp! ¡Las horas de vida que nos está robando!

- Debemos hacer más aquello que nos gusta. Me encanta cocinar, podría pasarme el día entero en la cocina. Estos días de atrás me sentía tan vaga que no me apetecía ni cocer un huevo. Pero ya lo he solucionado y me he puesto el delantal para pasar tiempo haciendo lo que más me gusta y deleitarme después con el resultado.

Estos son mis pequeños (pero grandes) trucos para llevar mejor los momentos en los que todo parece gris. Y funcionan. Ojalá nunca tengáis días rojos, pero si los tenéis sólo tenéis que ordenar prioridades, mirar la vida con perspectiva y pensar en cómo queréis recordar vuestros días.

¿Cuáles son vuestros truquitos para sobrellevar las crisis?
Ana.

2 comentarios:

  1. ¡Hola Ana! Me han gustado mucho tus trucos y comparto unos cuantos contigo. Por ejemplo, yo también me he propuesto este año lo de "12 meses, 12 libros (clásicos)" y el otro día acabé "Orgullo y prejuicio", ¿alguna recomendación para el siguiente?
    Te envidio con lo de salir de tu zona de confort, hay que ser muy valiente y no todos se atreverían. Pero siempre hay que dar un paso adelante e intentar "escalar esa puta montaña".

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en el primer mes he leído el manido 1984, que ya tenía demasiado tiempo en la lista. A pesar de ser un clásico, está más de moda que nunca. Me apunto "Orgullo y prejuicio" para alguno de los próximos meses.

      ¡Salir de la zona de confort es un gran reto! Pero, hay que atreverse.

      ¡Saludos!

      Eliminar

Post nuevo Post antiguo Home